USO DE COOKIES: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información.

Consejos de Conducción en Moto

Rodar en grupo

Este problema es otro clásico, como el de la velocidad inadecuada a las circunstancias: querer demostrar a otros lo buenos pilotos que somos, lo buena que es nuestra moto y conducir por encima de nuestros límites o de nuestro nivel, precisamente cuando deberíamos estar haciendo lo contrario. Cuando queramos demostrar, o conocer, qué tal pilotos somos, más vale acudir a una de las numerosas sesiones en circuito donde el cronómetro nos dirá si debemos enviar nuestro currículo a un equipo oficial, o no.
Las mejores rutas en moto por España
Las mejores rutas en moto por España
Si llevamos pasajero, nuestra moto será un vehículo de (mucho) peores prestaciones que cuando vamos solos. El peso perjudica las aceleraciones y las frenadas, el reparto de pesos perjudica el comportamiento, y la distancia libre al suelo se reduce. No podemos pretender "enseñar" a nuestro pasajero de qué somos capaces cuando estamos sobre un vehículo peor de lo que nuestra moto suele ser: no lo hagamos. Conduce suave, sin brusquedades, y demostrarás que eres mejor piloto.
Si salimos a rodar en grupo, la norma número uno para que el día sea bien recordado es que volvamos todos a casa. Actitudes fanfarronas antes, durante o después, en alguna parada, no ayudarán y pondrán presión a los demás. Es mejor estar callado, ser humilde y paciente, porque a largo plazo te beneficiará. Y, por supuesto, actitudes irresponsables en marcha, adelantamientos justos o cualquier maniobra que incomode a los demás, serán apuestas por un final del día muy diferente del previsto y nada deseable. Si es otro quien actúa así, mantén las distancias y no tengas ningún reparo en quedarte atrás, por más que te insistan que "conocen la carretera y sigas su trazada". En tu moto vas tú, que conoces tus limitaciones, y hasta dónde llegas cómodamente. No traspases jamás ese umbral, mucho menos en carretera abierta.

 

Es evidente que la experiencia es un factor importante a la hora de conducir una moto: no es lo mismo montar por primera vez en una moto que llevar años conduciendo y dominar la técnica. No obstante, este no es un factor decisivo, ya que son precisamente los conductores que más años llevan conduciendo los que más se confían y, por tanto, los más susceptibles a sufrir un percance. 
Sin embargo, cuando te sacas el carné de moto, aprendes a conducir, cierto, pero hay algunos aspectos de destreza que no se enseñan y que debes tener en cuenta para circular de una manera más segura. Tanto si eres un conductor experto o novel, no te pierdas estos consejos para mantener una conducción segura sobre las dos ruedas.
 

Evita la fatiga y el estrés

Es muy importante que antes de subirte a una moto lo hagas en las mejores condiciones físicas posibles. Dormir las horas necesarias y sentirse descansado antes de emprender la marcha, más aún si planeas un viaje largo, son rutinas que no debes descuidar en ningún momento.
 

No al alcohol; no a las drogas

Aunque parece increíble, todavía hay quien se pone al mando de un vehículo bajo los efectos del alcohol o las drogas. Este consumo provoca cambios radicales de la percepción, lo que fomenta altamente las posibilidades de sufrir un siniestro.
 

Documentación en regla

Es recomendable que siempre lleves encima el carné de conducir, así como la ficha técnica de la ITV con su inspección obligatoria pasada, el permiso de circulación, el pago del impuesto de circulación y la póliza de tu seguro.
Alcohol y drogas, lejos de la conducción.
Alcohol y drogas, lejos de la conducción.
 

Dispositivos de protección

Los elementos de seguridad no sólo te ayudan a evitar accidentes, sino a minimizar las causas del mismo en caso de producirse, por eso es fundamental que cuentes con el mejor equipamiento al mando de tus dos ruedas: cascos con airbag, cazadora con protectores, guantes, botas de moto, neck brace… Y recuerda que si llueve o hace frío, debes adaptar también tu ropa a las circunstancias.
El casco y el resto de equipamiento del motorista, esenciales.
El casco y el resto de equipamiento del motorista, esenciales.
 

Concentración y distracciones

Parece obvio pero muchas veces se olvida: cuando conduces una moto necesitas dedicar toda tu atención a ello, por lo que el teléfono móvil, la radio o el navegador no son buenos aliados. La distancia recorrida mientras no prestas atención a la carretera suele ser mayor de la que tendemos a pensar. 
 

Velocidad adecuada

Por supuesto, nunca debes exceder la velocidad máxima permitida -para correr, ya están los circuitos-, pero sí debes evaluar todas las condiciones en las que ruedas con tu moto: tráfico, visibilidad, conducción nocturna, meteorología, estado del asfalto… A partir de esta evaluación, adecúa la velocidad a las circunstancias externas.
 

Ver y dejarse ver

El típico "es que no te he visto" es tristemente una realidad. Las motos, debido a sus dimensiones y dinámica, son más difíciles de detectar por el resto de conductores. Aunque ellos deben hacer por ver, pónselo fácil. No te quedes en zonas ocultas a su visión, o no te pegues a vehículos grandes como camiones o furgonetas. De esta manera, te verán mejor, pero también tendrás tú mayor visibilidad para controlar el tráfico.
 

Mira y utiliza los espejos e intermitentes

Los espejos de tu moto no están de adorno. No te olvides de ajustarlos de forma correcta, ya que son uno de los elementos de seguridad activa más importante de la moto: te permite ver todo lo que viene detrás de ti y circular con mayor confianza. Además, debes tener en cuenta los puntos muertos de los espejos retrovisores. Intenta moverte para ver más allá o incluso echa una rápida mirada a un lado para comprobar que no hay nadie en tus laterales. De igual forma, no olvides avisar de tus próximos movimientos con los indicadores intermitentes.
 

Mantén la distancia de seguridad

Piensa por un momento si podrías frenar a tiempo en caso de que el coche que llevas justo delante se detuviera en ese preciso instante... No es bueno confiarse. Mantén una distancia más que razonable con el coche que te precede. Recuerda que a mayor velocidad, debes dejar una mayor distancia para que, en caso de frenada repentina, te dé tiempo a detener la moto y, a la vez, se dé cuenta el que va detrás de ti de que hay que frenar.
 

Reparto de frenada

Para frenar de la manera más adecuada en una moto, hay que recordar que de manera general, el reparto de la frenada debe ser de un 80% en la rueda delantera mientras que en la rueda trasera sólo cargamos el 20% del total.
 

Anticipación

Forma parte esencial de la conducción de un vehículo. Anticípate a lo que pueda pasar y mantente atento a los movimientos de los demás. Pero también ten en cuenta aspectos básicos como frenar antes de llegar a una curva y no apurar hasta el final, o frenar durante la trazada de la curva.
 

Suavidad en la conducción

A todo lo dicho anteriormente hay que añadir que los movimientos deben ser suaves. No frenes o aceleres bruscamente, porque así gastas frenos y gasolina de manera inútil y además puedes perder el control de tu moto.
Si pones en práctica estos consejos para una conducción segura minimizarás considerablemente los riesgos de tener un accidente. No obstante, la precaución en carretera nunca es suficiente: un despiste, un obstáculo en la calzada… un imprevisto, puede surgir en cualquier momento
(Consejos Mapfre)
 
[imagen]